CORRECCIÓN ORTOTIPOGRÁFICA Y DE ESTILO

No hay nada más importante en un libro que el texto de su interior, por ello, es responsabilidad del autor por respeto a sus lectores que el texto se encuentre en las mejores condiciones de legibilidad, facilitando así una experiencia lectora satisfactoria a la persona que ha apostado por su obra. Y para conseguir el mejor resultado la mejor opción es que profesionales se encarguen de la corrección de la obra. Son muchos los motivos por los que es recomendable que otra persona ajena al autor y conocedora de todas las reglas de nuestro lenguaje se haga cargo de pulir el texto. Motivos como que nuestro cerebro no necesita leer todas las palabras cuando ha leído un texto varias veces para conocer el contenido. Esto conlleva a que dé igual la capacidad intelectual o los estudios del autor, con toda seguridad tendrá faltas de ortografía y estructurales, puesto que no hay nadie que haya leído más veces una obra que su propio autor y, por tanto, su cerebro obviará partes pues considerará que no es necesario leerlas para saber lo que quieren decir. El corrector profesional, además de tener una mirada sin viciar, conoce todos los entresijos del lenguaje para, así, ofrecer al autor las mejores posibilidades y limpiar de errores la obra.

El trabajo del corrector, sin embargo, está siempre supeditado al autor o la editorial que será la que dé el visto bueno final a dichas correcciones, prevaleciendo siempre su decisión frente a la propuesta del corrector, pues, al fin y al cabo, es su libro. 

Dos tipos de correcciones:

Corrección ortotipográfica

Corrige los errores ortográficos, de puntuación y símbolos. Sin introducir cambios en la estructura de los párrafos, morfología de las oraciones o cualquier otro factor que pueda modificar el estilo de la obra.

Corrección de estilo

Sí puede realizar cambios de calado en la obra que supongan una mejora en la legibilidad de la obra. Modificando el texto por motivos de incongruencias espaciales o temporales, reiteraciones y redundancias, reestructuración de párrafos y oraciones, etc.

Todos los cambios que se realicen en el libro tendrán su base en la RAE tanto en sus reglas como en sus recomendaciones.

El cliente (editorial o autor autor) tendrá la posibilidad de elegir entre dos modalidades:

Corrección ortotipográfica.
Corrección ortotipográfica y de estilo.

Así que, ya sabes, si quieres que tu libro esté cuidado al máximo y los lectores puedan disfrutar plenamente de la historia o contenido obteniendo una experiencia lectora de alta calidad no lo dudes, ¡ponte en contacto con nosotros!

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies